[volver al cuaderno central]

 

     

CADTECH .
Premio a la empresa que ofrece más trabajo

. Cadtech Ibérica

Año de creación: 1988
Actividad: instalación de hardware y software para empresas, profesionales de asistencia y hot line, además de servicios de Telesoporte RDSI, desarrollo de aplicaciones e integración CIM, videoconferencia y trabajo en grupo en ingeniería
Presidente: Joan Font Piqué
Número de trabajadores: 80
Facturación: 871 millones (1997)
Teléfono: 93 291 76 60

 

Joan Font Piqué:

"Cadtech nació hace diez años, casi al mismo tiempo que Barcelona Activa. Fue una buena guía para empezar: nos ofrecían tutelaje, aunque ya sabíamos qué queríamos hacer y cómo, y unos servicios que nos sirvieron de utilidad: unas instalaciones cómodas y flexibles, secretarias, teléfonos, fax... Unos servicios en principio limitados pero que con el tiempo se han consolidado. Allí encontramos otras empresas que también empezaban y con las que pudimos intercambiar experiencias".
 "Ahora, en el Foro Norte no estamos en un vivero de empresas, sino en una especie de parque tecnológico. Un edificio con todos los medios que necesita una empresa como la nuestra, consolidada y relacionada con la tecnología, como la videoconferencia. Presenta la ventaja de estar ubicada en Barcelona sin estar en el mismo centro. En Nou Barris, podemos disponer de todos los servicios de la ciudad, como el transporte, pero con un pie al lado del Vallès, donde tenemos que trasladarnos a menudo. Por eso queremos quedarnos. Seguro que si el Foro hubiera estado en Passeig de Gràcia no hubiéramos ido".

Aplicaciones informáticas

CCadtech suministra sistemas informáticos para diseñar y fabricar informática, realiza instalaciones, ofrece formación, proporciona servicio posventa y de actualización de programas, así como personal calificado para sacar el máximo partido a los equipos que comercializa. Unos equipos que, por cierto, no son nada convencionales. No comercializan ordenadores personales de mesa, sino potentísimos ordenadores y programas que, en total, pueden costar diez millones de pesetas. Megaordenadores con los que puede concebirse todo tipo de aparato mecánico.

"Somos tienda, academia e ingeniería al mismo tiempo", resume, simplificando, Joan Font Piqué, uno de los socios fundadores.

La empresa fue fundada casi simultáneamente en Madrid y Barcelona por Joan Font Piqué y Jesús Prieto. A lo largo de sus diez años de existencia, Cadtech ha crecido al ritmo de un treinta por ciento anual, hasta llegar a la actualidad a un volumen de facturación previsto para 1998 de 1.200 millones de pesetas, y posee sucursales en Vitoria, Bilbao, Madrid y Portugal. Una expansión que vino forzada por los mismos clientes, como Mercedes Benz, que tienen fábrica en el norte.

Cuarenta personas integran la oficina barcelonesa; y más de ochenta, el conjunto de la empresa. El ochenta por ciento posee estudios medios o superiores, especialmente del ámbito de la ingeniería.

Los principales clientes de Cadtech son multinacionales automovilísticas como Seat y Nissan y la ferroviaria GEC Alsthom. Grandes empresas que durante los últimos años gracias a la informática han conseguido reducir notablemente los plazos de comercialización de nuevos productos. Font Piqué explica, por ejemplo, que las empresas automovilísticas actualmente son, a causa de la brutal competencia existente, capaces de sacar a la venta un nuevo modelo en sólo tres años. A principios de los noventa, en cambio, necesitaban al menos unos cinco años. Las mismas pruebas de choque de los coches contra un muro, caras y que precisaban largas preparaciones, pueden realizarse ahora al principio del proceso de concepción del modelo y sin moverse de la silla. Un ahorro en todos los sentidos.

La constante renovación que en la actualidad comporta el progreso informático es la misma razón de ser de empresas de alta tecnología como Cadtech. Están al día de los más avanzados procesos y equipamientos que hay en el mercado. Un lujo que una empresa convencional no puede permitirse. Según Font Piqué, "la adquisición de los equipos, muy sofisticados, obliga a ofrecer a nuestros clientes una formación para poder manejarlos, y a veces incluso es necesario que sean utilizados por personal de nuestra empresa".