archivo

     


Barcelona Activa,
con la gente emprendedora

En sus primeros diez años, Barcelona Activa ha posibilitado la puesta en marcha de 2.052 empresas, que han generado 5.454 puestos de trabajo. Y ahora afronta el reto de facilitar a la pequeña y mediana empresa el tránsito a la sociedad telemática, con iniciativas como el Vivero Virtual -un proyecto pionero en Europa- o INFOPIME. A través de la experiencia de Barcelona Activa, este dossier aborda una reflexión sobre el mercado laboral, en el que la microempresa, y por tanto el apoyo a las personas emprendedoras, será un elemento básico para crear empleo. Un informe en el que colaboran Elizabeth Monfort, directora de Barcelona Activa; el economista Ignasi Ragàs, el periodista Josep Maria Ureta, Oriol Balaguer, director de Promoción de la Actividad Económica y Ocupación del Ayuntamiento de Barcelona; y Carme Artigas, jefe del Programa Viveros de Empresas de Barcelona Activa.

 

 

 

TEXTO: Elizabeth Monfort, Ignasi Ragàs,
Josep Maria Ureta, Oriol Balaguer, Carme Artigas

FOTOS: Dani Codina

Barcelona Activa: un balance muy positivo

En diciembre de 1986, el Ayuntamiento de Barcelona creó la empresa municipal Barcelona Activa, con el objetivo social de promover y guiar actuaciones generadoras de empleo. A lo largo de esta década, tanto en el ámbito local como nacional e internacional, se han ido sucediendo una serie de cambios y transformaciones socioeconómicas que han contribuido a la adecuación de las políticas activas de empleo y creación de empresas a los nuevos escenarios.

Así, desde Barcelona Activa, hemos adecuado el modelo de los viveros de empresas convirtiendo un espacio físico de acogida a nuevas empresas en un entorno pedagógico para la cooperación interempresarial y la difusión de la cultura emprendedora; hemos puesto a punto el Servicio para el Empleo y el Servicio de Atención a los Emprendedores y los hemos acercado a los ciudadanos mediante la red municipal de Centros de Promoción Económica y Empleo en los distritos, y ahora estamos apostando por la emergencia de nuevos yacimientos de empleo y por la incorporación de las herramientas telemáticas como factores estratégicos para el empleo y la competitividad empresarial.

En el ámbito de la creación de nuevas empresas, desde el Servicio de Atención a los Emprendedores y con la vocación de ofrecer ayuda a quien quiere convertir una idea de negocio en una empresa viable, hemos puesto en funcionamiento diferentes programas de apoyo a la iniciativa emprendedora: Viveros de Empresas y Centros de Empresas del Foro Norte, el Programa de Guía para Emprender y el Programa Mujeres Empresarias.

En los primeros diez años de existencia, las actividades desarrolladas en el Servicio de Atención a los Emprendedores han posibilitado la puesta en marcha de 2.052 nuevas empresas que han generado 5.454 puestos de trabajo. Desde Barcelona Activa y en el marco de los actos de celebración del décimo aniversario de la sociedad, el pasado mes de noviembre, quisimos reconocer el esfuerzo y la constancia de estos emprendedores y emprendedoras que han nacido con Barcelona Activa y han conseguido consolidar sus empresas contribuyendo al fomento del empleo y evidenciando una vez más el espíritu emprendedor de nuestra ciudad. Así, además de los diez premios Barcelona Activa Décimo Aniversario, hemos instituido el premio Barcelona de Oficio Emprendedora, que en la primera edición se otorgó en la modalidad Empresa a Toda Vela.

En el último año, 1997, se ha triplicado el interés de los ciudadanos y ciudadanas por los programas de apoyo a la iniciativa empresarial de Barcelona Activa, siendo más de 11.000 las personas atendidas desde los Puntos de Información y Consultas del Servicio de Atención a los Emprendedores. Más de 2.000 de estas personas han participado en seminarios de apoyo a la creación de empresas y hemos guiado la puesta en marcha de 1.145 nuevos proyectos empresariales.

El 60% de los promotores de estos nuevos negocios son hombres y casi el 40% mujeres, hecho que constata el interés creciente de las mujeres por formar parte del tejido empresarial de la ciudad. Por otro lado, es destacable el incremento significativo en el nivel de estudios de los emprendedores y emprendedoras, siendo más de la mitad de éstos universitarios de grado medio o superior. Por grupos de edad, el colectivo de máxima participación (42 %) son los jóvenes menores de treinta años.

El Servicio para el Empleo de Barcelona Activa, en funcionamiento desde 1995, tiene como objetivo proponer medidas y desarrollar programas para favorecer el acceso al empleo, en condiciones de igualdad, de las personas en paro, especialmente de aquellas con mayores dificultades de inserción laboral.

Una de las consecuencias que se deriva del proceso de adaptación de las empresas a los cambios tecnológicos y organizativos es la modificación de los puestos de trabajo y los cambios en los perfiles profesionales, que incorporan nuevos conocimientos, pero también otras habilidades y otras actitudes.

Disponer de la información adecuada, conocer los puntos fuertes y los débiles del perfil profesional, utilizar los diferentes canales de acceso al empleo y saberse posicionar competitivamente en cada uno de ellos, identificar nuevos segmentos de empleo o tejer una buena red de contactos es algo tan estratégico como adquirir la experiencia laboral o ampliar la formación de manera continuada.

Es por esta razón que desde el Servicio para el Empleo elaboramos itinerarios personalizados que combinan la participación en actividades de información, orientación, formación, trabajo o relación, que varían en función de cada persona, de su perfil profesional y del tipo de empleo al que puede y quiere acceder.

El conjunto de actividades que constituyen la oferta del Servicio para el Empleo es el resultado de la ejecución de los recursos captados por Barcelona Activa y el Ayuntamiento de Barcelona de las administraciones que tienen competencias en materia de empleo: la Comisión Europea, el Inem y el Departamento de Trabajo de la Generalitat de Cataluña, que han posibilitado durante estos tres años de funcionamiento la participación de 101.186 personas en las diferentes actividades del servicio.

Interior del Centro de Empresas de Foro Norte

 

En 1997 más de 38.000 personas en paro han participado en las actividades que se han organizado.

En términos de impacto en el empleo, un 58,5 % de los participantes ha encontrado trabajo a los tres meses de su participación en los diferentes programas. Los datos de valoración del usuario en las acciones desarrolladas en el marco del Servicio para el Empleo son altamente positivos. El 80 % considera muy satisfactoria (8 puntos sobre 10) la atención recibida, los conocimientos adquiridos y la utilidad del programa.

Barcelona Activa, consciente de las nuevas necesidades y demandas del mercado y del progreso imparable de las tecnologías de la información y la comunicación, quiere seguir trabajando por el empleo, por la emergencia y consolidación de nuevas empresas, por la dinamización de un tejido empresarial fuerte y competitivo en el marco de la sociedad de la información.

Además de los programas actuales, este año potenciaremos dos líneas de actuación prioritaria: la puesta en marcha de un Vivero Virtual de Empresas y la creación de un Fondo de Capital-Riesgo, con el objetivo de ampliar la cooperación público-privada para vertebrar y reforzar las microempresas.

Seguiremos apostando por la difusión de la cultura activa y emprendedora, contribuyendo también a la difusión de la cultura telemática y del conocimiento.

Elizabeth Monfort
Directora executiva de Barcelona Activa


 

La ciudad, red de empresas

Entre 1991 y 1996 el producto interior bruto de la Unión Europea creció por término medio un 1,6 % anual en términos reales y, en cambio, acumuló una pérdida de más de 4 millones de puestos de trabajo. Hoy más de 18 millones de ciudadanos y ciudadanas europeos están sin trabajo, siendo probablemente la creación de empleo uno de los asuntos pendientes más importantes de la agenda europea que, de hecho, ha priorizado hasta ahora el mercado y la moneda única por delante de la ocupación. Hasta la reciente Cumbre de Luxemburgo no se ha dado un primer paso formal en otra dirección. Las voluntades -al menos exteriormente- parecen movilizadas; ahora hay que ver cómo se pasa de las palabras a la acción.

Uno de los cuatro ejes de las recomendaciones de la Cumbre de Luxemburgo es "estimular el espíritu de empresa", en la medida que las pequeñas y medianas empresas tienen una contribución decisiva en la creación de empleo. El 99,8 % de los 16 millones de empresas europeas son de pequeña dimensión y dan trabajo al 67 % de los trabajadores europeos y la evidencia nos demuestra que en situaciones económicas favorables, como la actual, las grandes empresas incrementan la actividad y los beneficios pero no amplían plantillas o lo hacen de manera muy débil. Así, un estudio del KPMG-Peat Marwick ha puesto de manifiesto que en 1995 las 100 principales empresas de Barcelona aumentaron los beneficios en un 21 % pero redujeron plantillas en un 5 %. En el conjunto del Estado, las principales empresas que cotizan en Bolsa aumentaron los beneficios en un 24 % en 1997, pero sólo aumentaron las plantillas en un 7,8 % —y hay que añadir que este aumento fue producto básicamente de fusiones y adquisiciones de empresas o de incremento en las plantillas de filiales latinoamericanas.

En definitiva, pues, la evidencia demuestra que manteniendo el sotck de empresas constante, el stock de puestos de trabajo tenderá a la baja. Por tanto, es precisa una aportación continuada de nuevas empresas que se añadan al stock existente. Pero se tiene que añadir otro elemento que es cualitativamente más importante, como es la emergencia del fenómeno de las microempresas, unidades económicas muy pequeñas, a menudo unipersonales, que aseguran la máxima flexibilidad, la máxima especialización de los bienes o servicios ofertados, la máxima adaptabilidad a entornos cambiantes y la máxima personalización de la empresa. El desarrollo de las micro-empresas hace prever que cada vez sean más las personas que crean y organizan su puesto de trabajo, en relación a las personas que encuentran trabajo por cuenta de otro.

Las PYME, un valor social en alza

El que fuera ministro de economía en el gobierno de Salvador Allende, Fernando Flores, ha remarcado la inadecuada confusión en el imaginario de izquierdas entre emprendedores y rentistas del capital. Mientras que los primeros se identifican con el ethos conservador, los segundos se convierten en agentes del cambio social en la medida en que dan respuestas a las necesidades sociales, han de actuar en entornos no siempre favorables con voluntad de transformarlos (por ejemplo, compitiendo con grandes empresas, afrontando trabas burocráticas, negociando con grandes proveedores de servicios como electricidad, telecomunicaciones o financieros) y crean comunidades sociales con empleados, proveedores, clientes, colaboradores. Otros, como Maravillas Rojo, subrayan el valor social de las PYME y de sus promotores por su contribución fundamental a la creación de riqueza y de base fiscal, a la creación de ocupación y a la democratización de la vida económica.

El Institute for Public Policy Research, uno de los think tanks más importantes del Reino Unido y con una mayor influencia sobre el nuevo gobierno británico, ha publicado un informe con el sugerente título de La Sociedad emprendedora (The Entrepreneurial Societey) donde se insiste en la conveniencia de estimular un cambio cultural favorable a la creación de nuevas empresas que pase por las escuelas, las universidades, el sistema financiero y los propios instrumentos de la administración. No se trata sólo de promover unas cuantas historias de éxito de personas que se convierten en millonarias sino de promover culturas y bagajes para que muchas personas contemplen el iniciar una empresa como una alternativa profesional factible y atractiva.

En definitiva, dar soporte a los emprendedores y emprendedoras desde la actuación pública y en la perspectiva del Estado del Bienestar, se ha de entender como ofrecer a miles de ciudadanos y cuidadanas la posibilidad de un desarrollo y de una autonomía personal y económica que hasta ahora sólo estaba reservada en general a los muy ricos o a personas con un talento o una suerte excepcionales. Por otro lado, supone apostar por uno de los mecanismos que parece más efectivo de cara a la creación de empleo.

La sociedad de la información ha provocado una auténtica revolución en el mundo empresarial. El concepto tradicional de tejido empresarial, definido como la interrrelación entre empresas en un territorio concreto a través de redes de proveedores, de productores, de clientes, de cooperación tecnológica, familiares o de afinidad personal, ya se ha ampliado. Hoy en día las empresas se tienen que mover en redes de geometría variable en función de requerimientos del mercado que tienden a ser menos serializados y más individualizados.

En este contexto, las empresas son cada vez unidades más pequeñas, más flexibles, y más necesitadas de estar en un ámbito con una masa crítica adecuada que favorezca el establecimiento de redes. Por otro lado, las empresas tienen que moverse en una economía más globalizada y por tanto necesitan tener un acceso fácil y rápido en cualquier punto del mundo, pero también, tienen que dar respuestas más personalizadas y desde la proximidad con el cliente a necesidades individuales. Como apuntan Manuel Castells y Jordi Borja, las ciudades son los ámbitos que mejor favorecen la respuesta a este doble reto global y local. .

Clase de formación de Barcelona Activa (Sant Andreu)

 

El ámbito local abre uno de los potenciales más interesantes de las pequeñas empresas y las micro-empresas, como la explotación de actividades emergentes y aquello que se ha venido llamando yacimientos de ocupación. Los yacimientos de ocupación son actividades y servicios que dan respuesta a nuevas necesidades sociales que generan demandas insatisfechas porque la oferta no existe o está poco estructurada. En general se trata de actividades derivadas del progreso social: servicios a las personas -a la infancia, a las personas mayores, etc-, servicios de proximidad en los barrios, actividades vinculadas a las nuevas tecnologías de la información y las telecomunicaciones, actividades vinculadas a la cultura, o el ocio, protección y mejora del medioambiente y de los entornos urbanos, etc. Las ciudades son los ámbitos preferentes para la emergencia de estas actividades porque, por ejemplo, es más fácil articular una masa crítica de demanda solvente que haga viable una empresa y concentran los agentes de la innovación tecnológica y social que hacen surgir estas nuevas demandas.

En el nuevo contexto económico de la sociedad de la información, la ciudad llega a ser un activo para las empresas en la medida en que les permite incorporar valores que favorecen su desarrollo y su competitividad, así como ofrecer oportunidades para la creación de nuevas empresas. Algunos de los activos que Barcelona ofrece a sus empresas son:

. Una masa crítica de casi 200.000 actividades económicas que facilitan el establecimiento de redes y la búsqueda de sinergías.

. Una elevada dotación de infraestructuras y servicios de accesibilidad internacional en la medida en que la ciudad actúa de centro servidor de una extensa región metropolitana de más de cuatro millones de habitantes y como centro direccional de una macroregión -el pentágono definido por las ciudades de Valencia, Zaragoza, Palma, Toulouse y Montpellier- con una población de 16 millones de habitantes.

. Una importante concentración de equipamientos y actividades de enseñanza superior, investigación e innovación así como otros servicios estratégicos para las empresas.

. Una tradición de cooperación público-privada para impulsar proyectos de transformación de la ciudad que han supuesto, más allá de la renovación física de la ciudad y de su proyección exterior, el surgimiento de nuevas oportunidades de negocio en actividades inexistentes o poco desarrolladas (como por ejemplo el boom del turismo en los últimos años o la apuesta por las actividades logísticas de valor añadido que hay en la base del Plan del Delta del Llobregat).

. Una administración municipal con un perfil empresarial, sin vocación intervencionista y que establece unas reglas del juego claras y favorables al estímulo de actividades económicas.

. Una estructura social cohesionada, sin fracturas graves, en un entorno urbano con unos niveles de calidad de vida de los más altos de Europa -como reconocen diversos sondeos de opinión internacionales.

. Finalmente, Barcelona como una marca de calidad y prestigio reconocida mundialmente.

A la pregunta ¿qué es Barcelona?, unos podrían contestar que un espacio geográfico situado entre el Besòs y el Llobregat, Collserola y el mar; otros la definirían como el millón y medio y pico de personas con un sentimiento de pertenencia al municipio. La responsable de una empresa de servicios de la ciudad expresaba su visión diciendo que "las empresas de Barcelona son Barcelona". Tenía razón, la ciudad es una red de empresas.

Ignasi Ragàs i Prat
Economista
Ayuntamiento de Barcelona. Promoción Económica y Ocupación


 

Local disponible y reversible

A veces no es necesario ir a buscar estadísticas para explicar cómo cambia el mundo económico. Al menos, porque a los que saben de estadística les cuesta superar la tentación de decirnos qué ha pasado y enseguida quieren orientarnos sobre lo que puede pasar. Cuando las cifras se convierten en gráficas como las de la evolución de la fiebre de un enfermo, entonces ya es irreversible: quien los mira enseguida constata en qué punto subió la fiebre y qué medicación se recetó para bajarla. De ese hecho puntual se quiere hacer teoría y trasladar como receta universal lo que tan sólo ha servido para un enfermo.

Por lo tanto, si queremos realizar un buen diagnóstico de la evolución económica de una ciudad, lo más recomendable es mirar por la ventana de casa o de la oficina. Si hace unos años que se vive o trabaja en el mismo sitio, lo más probable es que se pueda llevar a cabo un trabajo de campo (poco científico, ya lo sé) para saber por dónde va el mundo económico a grandes rasgos. La propuesta es dar un repaso en perspectiva a los locales –llamados bajos comerciales– que tenemos tan cerca cada día y ver cómo han ido cambiando de actividad.

Ejemplo práctico en la izquierda del Eixample. En un gran bloque de pisos que eran de alquiler de "la Caixa" hasta 1983 y que ahora son todos de propiedad viven, más o menos, las personas que se instalaron allí hace más de treinta años y grupos de estudiantes. Al principio, los entresuelos y primeros pisos eran despachos de abogados y de médicos de consulta privada. Los médicos ya no están y en su lugar hay una especialista en el tratamiento de los granos de la cara –y nada más– y un importador de alfombras del Oriente Medio. La antigua y pequeña residencia del portero la ocupa en régimen de alquiler de los propietarios de la finca (fueron necesarios dos años de reuniones para ver qué hacían con su coeficiente de propiedad) una señora de mediana edad –separada y con dos hijos, uno en la universidad y la otra enfermera eventual de noche en un hospital público– que había trabajado en una fábrica de bombillas del Baix Llobregat y que cuando cerró se dedicó a realizar tareas domésticas hasta que le propusieron un nuevo empleo: recoger la ropa de los vecinos del barrio para una gran tintorería moderna que se había instalado en unos locales de Nova Icària. La tintorería ofrece un servicio muy económico de recogida de ropa de verano en invierno y de invierno en verano. La limpia y la guarda el tiempo que sea necesario y la devuelve cuando se le pide. Todo sea para que los clientes tengan la comodidad de tener más espacio en los armarios.

Seguimos con los bajos que dan a la calle. En los años setenta había una tienda de muebles con 3.000 metros cuadrados de exposición. La competencia de los grandes centros de venta de muebles y las protestas de los vecinos por el riesgo de incendio y el seguro que lo tenía que cubrir llevaron al propietario a trocear y vender. De los cuatro locales que salieron, en uno hay una multinacional de seguros y en otro una sucursal de la Caja de Madrid. Antes de esta sucursal, hubo una tienda de coches de marcas extranjeras que pusieron en marcha un par de empleados de la Caixa de Barcelona que se habían acogido a los incentivos para abandonar su puesto de trabajo tras la fusión de esta entidad con "la Caixa" y los invirtieron en este negocio. Cuando llegó el bache de las compañías de automóviles y una de sus salidas fue apretar las clavijas, y bien apretadas, a los vendedores que iban por libre, el negocio se fue a pique.

En otro de esos locales ha habido más movimiento, con diversas tiendas de ropa. Ahora, finalmente, se ha instalado una tienda de diseño de artículos para bebés, pero exactamente al contrario que las demás tiendas del ramo que hay por los alrededores y que dependen de multinacionales, esta nueva tienda ofrece cunas de madera a imitación de las antiguas, ositos de peluche vestidos con ropa de encaje y volantes, columpios que son una monada para quien los regala y un estorbo para quien los recibe. Tiene éxito, y no será por la afición natalista del país.

Vayamos al cuarto local, que es también indicativo de lo que está pasando. Primero hubo una pizzería de ambiente americano en lugar del habitual italiano. Fracaso. A finales de los ochenta se instaló una tienda de venta, alquiler y reparación de patines con ruedas en línea. Cuando pasó la fiebre, intentó completarla y sustituirla con otra de bicicletas de montaña adaptadas a la geografía barcelonesa. Tampoco fue bien. A mediados de los noventa en el local se instaló una tienda de telefonía móvil, que ahora también ofrece programas informáticos. Sus rótulos de ofertas de temporada son más llamativos que los del colmado de la esquina que continúa avisando que ha llegado el Beaujolais o que ya es época de sandías.

Seguro que ejemplos como estos los encontraremos ampliamente en todas las ciudades. Vayamos al principio general: la transformación económica que ha tenido lugar en los últimos quince años ha conllevado un cambio importante y su rastro está en la misma calle. Las compañías de servicios financieros están en cada esquina y se afanan por captar clientela como aquellos restaurantes de pescado de la Barceloneta. Los restaurantes se especializan en torno a un producto estrella. La apelación a la antigüedad aún tiene su público (ropa para bebés) y las que parecía que eran el futuro (patines, bicicletas) quedan en agua de borrajas. Y lo que es más indicativo: aquel portero que recogía la ropa y la llevaba a la tintorería del barrio ahora es una sucursal de una gran tintorería de otra zona de la ciudad que ha creado empleo de transportista y de recepcionista de ropa. Y es muy probable que, pese a que a todos nos cuesta calcular los precios de las cosas ajustadamente, este nuevo servicio salga más a cuenta que hace unos años.

¿Qué refleja todo esto? Pues los tres o cuatro grandes principios por los que se ha guiado toda la economía desde la década de los ochenta. La primera es bastante obvia: "la Caixa" vendió los pisos que tenía en alquiler porque la rentabilidad que sacaba de ellos era baja e intuía problemas de imagen a medio plazo ante gente demasiado acostumbrada a pagar poco y pedir mucho de una entidad que se supone rica (en todo caso, lo serían los depositantes, que quede claro). Sus inversiones están ahora en los servicios básicos como el agua, el gas y las autopistas de peaje; los espacios de ocio (Port Aventura), y las comunicaciones. Las entidades financieras han optado, por un lado, por invertir el ahorro en las infraestructuras, y por otro, a buscarlo puerta a puerta.

La segunda lectura que podemos hacer es el fomento de un nuevo tipo de consumo basado en la especialización, ya sea del ocio (patines, bicicletas), ya sea del trabajo y el ocio combinados (programas informáticos). Respecto a si llegará a ser efímero o duradero, nos puede dar una pista el hecho de que vuelvan a aparecer tiendas de ropa clásica infantil frente a las multinacionales que todo lo pasan por los controles de calidad, con la inevitable recomendación de pedagogos y psicólogos.

Vayamos a una tercera constatación que nos lo acabará de aclarar todo. Hay dos palabras de moda en la terminología de escuela de negocios que dicen que son el fundamento de la estrategia de las grandes empresas del mundo: downsizing y outsourcing. La primera es una manera más refinada de decir que para ganar más y retribuir mejor a los accionistas las empresas tienen que adelgazarse. Dicho sin tapujos, podría interpretarse así: cuanto más despidamos, más ganaremos; cuanto más ganemos, más despediremos. Suele suceder que, dentro del concepto de globalización, de las políticas de alianzas transnacionales en los sectores más avanzados (química y farmacéutica, finanzas, automoción, electrónica de consumo, telecomunicación) se derivan excedentes de mano de obra. La segunda expresión hace referencia a la necesidad que estos grandes grupos empresariales tienen de proveerse de servicios que no consten en nómina, sino como pago puntual a proveedores externos, con lo que siempre se puede pedir mejores condiciones.

Es aquí adonde queríamos que llegar. Al caso de la señora que ha dejado una fábrica y se ha puesto a ofrecer un nuevo servicio, en este caso a vecinos, pero para una gran central de lavandería. Lo sufrirán, de entrada, las tintorerías del barrio. Pero es un buen ejemplo, y bien sencillo, de lo que ha sucedido en los últimos años; la reagrupación de los sectores productivos en dos grandes áreas: grandes empresas industriales y de servicios con muy pocos empleados y muy especializados y multitud de pequeñas y medianas empresas que les hacen de proveedores de las piezas industriales o de los servicios que requieren.

Al decir servicios no sólo nos referimos a los de comedor, limpieza o vigilancia. También están, por ejemplo, los de mantenimiento de los sistemas informáticos, que probablemente la multinacional proveedora de la gran empresa también los ha traspasado a pymes. El modelo se completa en el hecho de que buena parte de estas pymes también ofrecen servicios a los que trabajan, a las grandes corporaciones o a los que desde las pymes les prestan servicios.

Sobre esta realidad debe construirse un modelo de ciudad. No es fácil, porque para unos lo más urgente es que funcione muy bien la red de telecomunicaciones. Y para otros, en cambio, lo que conviene es una buena circulación en la calle tanto para ir a prestar su servicio externo a otra empresa como para acceder desde casa al trabajo y regresar, sobre todo cuando el trabajo no tiene local fijo.

Así es como conseguimos que los problemas siempre sean más que soluciones. El primero es hasta qué punto contamos con los instrumentos necesarios para decidir cuál es el mejor servicio que se puede prestar al ciudadano en el terreno de las comunicaciones en un sentido amplio, si más metros y autobuses o bien más red telemática. Existen pruebas de que, desde el punto de vista metropolitano, los trabajadores cada vez viven más lejos de donde tienen que ir cada día, pero en cambio no tardan mucho más que antes en llegar. El segundo es lo que realmente define el problema: hasta qué punto estamos preparados para asumir que en ninguna parte se estudia cómo adaptarse al cambio permanente cuando hoy en día el puesto de trabajo ya no es para toda la vida, ni la vivienda, ni incluso la relación sentimental. Como mucho, hay guarderías que con atentos cuidados te enseñan a caminar, controlar los esfínteres, identificar los colores y un poco de música para coger el ritmo. No son obligatorias, pero ayudan y resultan económicas. Se llaman viveros de empresas, con patrocinio municipal en muchas ciudades de Cataluña. No dan trabajo, ayudan a crearlo si se traen los deberes hechos.

Avisados como estamos de que hay más dudas que respuestas en el futuro laboral y profesional, hay que recordar que es importante continuar mirando por la ventana de casa o del trabajo para ver pasar el tiempo. Es precisamente el dominio del tiempo lo que nos ha cambiado la vida, porque todo el mundo quiere las cosas que necesita ahora y aquí (en terminología clásica just in time), como el caso de la tintorería: cuando haga frío o cuando haga calor, a pesar de que es una apreciación subjetiva, no hay que ir al armario, sino dar la orden de que te traigan la ropa limpia y se lleven la sucia y que, además, no te estorbe en el poco espacio que tienes.

Josep Maria Ureta
Periodista


 

INFOPIME, información económica al servicio de la pequeña y mediana empresa

Hace tiempo que el Ayuntamiento de Barcelona desarrolla un conjunto de actuaciones que, desde la promoción turística hasta los programas de apoyo a la iniciativa emprendedora de Barcelona Activa, persiguen un objetivo común: dinamizar la actividad económica de la ciudad y de sus empresas y promover la creación de empleo.

En el contexto actual se constata que, en situaciones económicas favorables, en las grandes empresas se incrementa la actividad y se obtienen beneficios, pero esto no se traduce proporcionalmente en un incremento de empleo. Por otro lado, el tránsito de la sociedad industrial a la sociedad de la información comporta una nueva dimensión empresarial que apuesta cada vez más por la descentralización de las unidades productivas y de servicios en centros económicos pequeños y dispersos, algunos tan pequeños como el empresario individual. Así, el tejido social de las pymes y las microempresas es cada vez más amplio porque la evolución de la tecnología, de la organización del trabajo y de las empresas lo hacen posible y necesario.

En el programa de gobierno del Ayuntamiento de Barcelona para el período 1995-99, el empleo es un objetivo de ciudad y, por tanto, una de las prioridades de la acción municipal. Esto comporta una voluntad explícita de apoyar a las pymes de la ciudad que contribuyen significativamente a la creación de empleo, a la identificación de los nuevos yacimientos de empleo y a hacer más amplia la participación en la economía.

En el marco de las líneas de actuación estratégicas para la promoción de la actividad económica interior, el Ayuntamiento de Barcelona ha querido poner especial énfasis en el diseño y puesta en marcha de instrumentos de relación y cooperación entre las empresas de la ciudad y la Administración local.

El avance de las tecnologías de la información y las comunicaciones contribuye en gran medida a que se alcance este objetivo puesto que permite, por un lado, aumentar la transparencia y la eficacia administrativa y, por otro, introducir y actualizar las tecnologías de la información en las pymes de la ciudad a fin de facilitar y ampliar el acceso a la información necesaria para el desarrollo competitivo de la empresa.

Con esta voluntad nace INFOPIME, un proyecto impulsado y desarrollado por el Ayuntamiento de Barcelona, que constituye una herramienta informativa para la pequeña empresa de Barcelona. Un instrumento de información económica, social y empresarial para todas aquellas compañías, para todos aquellos comerciantes, profesionales y autónomos que quieran implantarse o crecer en la ciudad.

Consiste en un sistema de acceso telemático a la información económica de la ciudad existente en las bases de datos municipales, con el objetivo de fomentar una comunicación más eficaz entre las empresas y la Administración local y posibilitar la gestión electrónica de los trámites específicos de las empresas con el Ayuntamiento.

Con este objetivo inicial, se adapta y se integra la información y los servicios disponibles para las pymes, se añade todo un complejo sistema de tramitación electrónica específica para la empresa y se potencia la comunicación entre el Ayuntamiento de Barcelona y la red de empresas de la ciudad.

INFOPIME ofrece respuestas en tres direcciones: adaptación e integración de la información para las pymes, sistemas de tramitación electrónica y líneas de comunicación eficiente entre el Ayuntamiento de Barcelona y las empresas. Los productos que se encuentran en sus páginas electrónicas son los siguientes:

Directorio de empresas

Recoge en forma de directorio todas las empresas que operan en la ciudad, clasificadas por sector de actividad, distinguiendo si se trata de empresas con asalariados o de profesionales autónomos. Aquí se pueden conseguir datos de gran interés sobre clientes potenciales, proveedores o competidores. Este directorio se combina con planos urbanos que permiten situar concretamente la implantación física de cada una de las empresas.

Barcelona barrio a barrio

Una herramienta muy eficaz en la que un conjunto de indicadores estadísticos permite realizar investigaciones de mercado, en la que se puede ver el número de empresas ubicadas en una determinada empresa de la ciudad y detectar las radicaciones en las que se está interesado.

Relaciones Administración-empresa

Información de las ayudas y bonificaciones que las diferentes administraciones públicas ofrecen a las empresas (de nueva creación o existentes) en la ciudad de Barcelona. También se encuentra en este apartado toda la información necesaria de los trámites administrativos que las empresas, de nuevas creación o ya instaladas, llevan a cabo con el Ayuntamiento. Muy pronto tendremos la oportunidad no sólo de informarnos, sino también de hacer estos trámites electrónicamente.

Barcelona export-import

¿Quiere saber qué oportunidades de negocios procedentes del extranjero existen? ¿Dónde y cuándo invertir? Esta página facilita dicha información, así como demandas, concursos, proyectos, ferias y noticias.

Barcelona, asociaciones empresariales

Espejo del gran asociacionismo de la ciudad, dispone de una extensa lista de gremios y colegios que le serán de gran utilidad a la hora de asesorarse acerca de cualquier problema que tenga.

INFOPIME es una herramienta informativa para la pequeña y mediana empresa.

 

Barcelona, compra y venta

Encontrará el canal para comprar y/u ofertar una extensa gama de productos: desde inmuebles, bienes de equipo, equipamiento de oficina, transportes, tecnologías de información (lo último en software, los más potentes antivirus y desfragmentadores y todo tipo de buscadores) hasta servicios para empresas.

Barcelona Foro Empresarial

Establecer líneas de diálogo entre la Administración local y las empresas, con la generación de foros de debate, consultas y opiniones entre empresarios en los que cada cual escucha y es escuchado.

INFOPIME es un producto virtual con vida propia dentro de la web de la ciudad de Barcelona y forma parte del macroconcepto Barcelona, ciudad de negocios.

Éste es un gran paso del Ayuntamiento de Barcelona para hacer más eficiente y transparente su relación y comunicación con el tejido empresarial de la ciudad.

Oriol Balaguer i Julià
Director de Promoción de la Actividad Económica y Empleo
Ayuntamiento de Barcelona


 

El Vivero Virtual o cómo desarrollar empresas competitivas en la sociedad de la información

Mucha gente coincide en que vivimos un período revolucionario en el que el impacto de las nuevas tecnologías de la información y las telecomunicaciones supone unos cambios sociales y organizativos de gran alcance que transformarán nuestra manera de vivir y trabajar. Es lo que en Europa se ha llamado el nacimiento de la sociedad de la información.

La historia demuestra que las transformaciones tecnológicas son un factor que impulsa el crecimiento, siempre y cuando se detecten los riesgos y se aprovechen las oportunidades. En este caso, los principales riesgos son la exclusión social originada por la no-accesibilidad a las nuevas tecnologías y la pérdida de puestos de trabajo a corto plazo, como consecuencia de la inadaptabilidad de los trabajadores a los nuevos perfiles profesionales. Las oportunidades que se abren son, por otro lado, un mayor crecimiento económico, la creación de empleo a largo plazo y la mejora de la calidad de vida.

Para poder sacar, lo antes posible, el máximo provecho de las oportunidades de creación de riqueza y empleo que ofrecen las nuevas tecnologías, las empresas tendrán que adaptar urgentemente sus estructuras. A medida que se desarrolle la sociedad de la información, la organización de las empresas evolucionará hacia estructuras más llanas, el teletrabajo y la descentralización de las unidades productivas para aumentar su flexibilidad. Al mismo tiempo, la producción y gestión del conocimiento será un elemento a desarrollar por las empresas para competir y anticipar la evolución del mercado y para mantener las competencias profesionales de sus recursos humanos.

Esta reestructuración afectará de manera importante sobre todo a las pequeñas y medianas empresas. Obligadas a competir en un mercado global, las pymes tienen problemas específicos, como por ejemplo la inadecuación de las herramientas y servicios genéricos, una inversión tecnológica insuficiente, la dificultad de acceder a la información y a los mercados, la poca capacidad de invertir en recursos humanos y una competitividad cada vez mayor en sus mercados locales.

Y, sin embargo, nadie duda hoy en día en Europa que contar con unas pymes dinámicas supone contribuir de manera crucial a la constante revitalización de la economía en su conjunto y a la creación de empleo en particular. Habrá que potenciar su capacidad para llevar a la práctica nuevas ideas empresariales, detectar nichos de mercado y aprovechar las ventajas de la innovación y las nuevas tecnologías a fin de garantizar su competitividad en el futuro.

En este contexto, y a partir de la experiencia de 10 años prestando apoyo a la iniciativa emprendedora, Barcelona Activa afronta el reto de facilitar a las pymes el tránsito de la sociedad industrial a la sociedad de la información, desarrollando el Vivero Virtual, una plataforma de contenidos y servicios de alto valor añadido, creada a partir de las nuevas tecnologías y de las redes de telecomunicaciones. Este proyecto, que es pionero en Europa, posibilitará un servicio permanente para los emprendedores y emprendedoras, con independencia de su ubicación física, del tipo de actividad y del momento en el que se requiera el servicio.

El Vivero Virtual se define como un espacio en el que se integra un sistema global de servicios, herramientas de ayuda, recursos humanos y tecnológicos accesibles telemáticamente con la finalidad de desarrollar nuevas empresas de manera competitiva dentro de la sociedad de la información.

Todo empezó cuando desde Barcelona Activa nos planteamos cómo tenía que seguir evolucionando el modelo actual de viveros de empresas, que después de diez años se ha consolidado como una herramienta clave de promoción del autoempleo y creación de microempresas en el entorno local, con una triple misión: desarrollar empresas con un sello de calidad, dinamizar la cooperación interempresarial y difundir la cultura emprendedora.

A través del Programa de Viveros de Empresas de Barcelona Activa se guía el proceso de consolidación y crecimiento de más de cien empresas al año, con unos índices de supervivencia cercanos al ochenta por ciento (casi el doble que la media de la pyme española, que es del cuarenta por ciento). El Vivero Virtual nace, pues, con el objetivo de mantener y mejorar los servicios de apoyo a la iniciativa emprendedora, dando respuestas a las nuevas necesidades y con la voluntad de ser un referente de experiencias innovadoras.

En un primer nivel, esto supone la transposición telemática del conjunto de productos y servicios que se ofrecen desde los viveros físicos actuales, pero de manera virtual, es decir, sin vincular el servicio a la presencia física y la coincidencia temporal. Esta adaptación permitirá llegar a un mayor número de usuarios, haciendo accesible este modelo a empresas de cualquier sector de actividad, así como a otros modelos empresariales alternativos (las empresas virtuales, por ejemplo). Supondrá también perfeccionar el modelo pedagógico de aprender a emprender, incorporando la cultura telemática y las nuevas tecnologías, rediseñando los procesos de tutelaje y guía a través de nuevas herramientas, como los flujos de trabajo estructurales (workflows), las consultas on-line o la tutoría por chad o videoconferencia.

Pero no sólo eso. El verdadero valor diferencial del Vivero Virtual será poner al alcance de las pequeñas empresas las posibilidades ilimitadas que las nuevas tecnologías ofrecen en cuanto a acceso a la información, presencia en el mercado global, oportunidades de negocio, mejora de la comunicación y de la gestión a lo largo de la cadena de valor, etc. En este sentido, el desarrollo de contenidos del proyecto se rige por las siguientes cuatro líneas estratégicas:

  • Integración de servicios de información y recursos que faciliten la identificación de oportunidades, la optimización en las relaciones con la Administración o bien la toma de decisiones.

  • Desarrollo de herramientas telemáticas para la mejora en la gestión, que posibilitará el aprendizaje continuo de manera no presencial.

  • Creación de una comunidad empresarial virtual que se relacione en una dinámica por el intercambio de ideas y la innovación.

  • Promoción de la internacionalización y de la cooperación interempresarial, que posibilitará la presencia y la relación con otras comunidades de todo el mundo.

A partir de estas actuaciones, los contenidos del Vivero Virtual se han estructurado en seis áreas temáticas: Ayuntamiento virtual (integración de INFOPIME), Área de información y recursos, Escuela de negocios, Vivero de empresas-Barcelona Activa, Área de servicios y Área de relación y cooperación empresarial.

Entre las múltiples funcionalidades que se ofrecerán a los futuros usuarios hay que destacar la del comercio electrónico. Cada empresa podrá editar su página web con el catálogo de productos y realizar y recibir pedidos por la red en un entorno seguro para las transacciones económicas (Bulevar Comercial, Exposición de productos y servicios, Ferias virtuales...).

No menos importante es el acceso a aplicativos de formación interactiva a distancia. Planteada no como una formación académica sino como una formación permanente en el puesto de trabajo, posibilitará el acceso a cursos de autoformación y al teleaprendizaje tutorizado, y el acceso electrónico al conocimiento y la información a fin de mantener actualizada la competencia profesional (Administración y creación de empresas, Idiomas, Habilidades directivas, Internet para empresa...).

INFOPIME consiste en un sistema de acceso telemático a la información económica de la ciudad existente en las bases de datos municipales, y que también posibilitará la gestión electrónica de los trámites con el Ayuntamiento.

 

La relación entre empresas y la creación de redes de cooperación se potenciará a través del correo electrónico, los chad, los foros de debate, los grupos de interés, los tablones de anuncios (Espacio de asociaciones, Bar virtual, Bolsa de oportunidad de negocios, Agenda de actividades...).

Estas y otras funcionalidades se estructuran, desde un punto de vista tecnológico, a través de una plataforma de trabajo en grupo, basada en las tecnologías Internet/Intranet/Extranet. El sistema podrá ser accesible por parte del usuario a través de Internet, Infovía, RTB, RDSI o acceso remoto desde puestos de trabajo móviles. Es decir, que un usuario con un equipamiento medio, conectado a Internet por teléfono con un módem convencional, podrá disfrutar de las prestaciones del Vivero Virtual.

En definitiva, a través del Vivero Virtual, Barcelona Activa toma la decisión estratégica de impulsar desde la Administración pública la utilización y el acceso universal a las nuevas tecnologías. Esto supone la redefinición del actual Vivero Glòries, con un Centro de Servicios Avanzados para las empresas de la ciudad, que permitirá el acceso a infraestructuras de telecomunicaciones de banda ancha.

A partir de la posición privilegiada de la ciudad de Barcelona en cuanto la disposición de unas infraestructuras de telecomunicaciones potentes que le dan una base tecnológica de alto nivel y a partir de un servicio de alto valor añadido como el Vivero Virtual –disponible a partir del próximo mes de octubre–, se contribuirá, sin duda, a una explosión del número de usuarios de las nuevas tecnologías y de la difusión de la cultura telemática y la cultura emprendedora.

Una apuesta necesaria para fomentar la confianza en el progreso.

Carme Artigas
Jefa del Programa Viveros de Empresas de Barcelona Activa

 

 



Empresas emblemáticas

En su décimo aniversario, Barcelona Activa premió las aportaciones de una decena de empresas cuya creación impulsó. Estos galardones son un reconocimiento a la contribución económica de la pequeña y mediana empresa, así como a la innovación y el esfuerzo de la iniciativa personal, el mejor reflejo del espíritu emprendedor de Barcelona.

.
MULTINETEGES SCCL
.

Premio a la nueva generación
Coches rejuvenecidos

AC TRANS FERIAS INTERNACIONALES.
Premio a la empresa sin fronteras
A pie de "estand"

ADHOC SYNECTIC.
Premio a la Confianza Mutua
Misiones imposibles

CADTECH.
Premio a la empresa que ofrece más trabajo
Aplicaciones informáticas

FUNDACIÓ PRISBA.
Premio a la empresa abierta
Lavar y planchar

HEVAC AMBIENT.
Premio a la empresa verde
Por un mundo más verde

RECERCA INFORMÀTICA, SL.
Premio a la empresa Neuron@
"Software" de vanguardia

SERVEIS EDUCATIUS CIUT’ART, SL
Premio a la empresa que activa Barcelona
Visitas comentadas

VERTISUB, SL
Premio Barcelona de oficio emprendedora
Paletas escaladores

VOLARE, SCCL
Premio a la empresa que rompe esquemas
Restaurante móvil

.