La red metropolitana de ciudades

Front Marítim. La otra Vila Olímpica
La apertura de la Diagonal. El viejo sueño
Diagonal Mar. Un nuevo centro ubano

El Besòs. De alcantarilla a parque

El eje del Llobregat. La ampliación del puerto y los nuevos espacios naturales
Aeropuerto. Escala intercontinental
TAV / La Sagrera. El tren del progreso

Ciutat Vella
Completar la reforma del centro históric
o

Barcelona(s). 2004, los futuros de la ciudad


     

 

TEXTO: Jaume V. Aroca

El Besòs
De alcanterilla a parque

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La recuperación del río Besòs es un antiguo anhelo de los más de cincuenta municipios que hay en su cuenca. Desde la riera de Tenes hasta su desembocadura en el Mediterráneo, en Sant Adrià, ha crecido con fuerza a lo largo de estos últimos veinte años la voluntad de restaurar este paisaje maltrecho por la actividad industrial y el crecimiento de las áreas urbanas de su entorno. A finales de los años ochenta, el río Besòs ostentaba el dudoso honor de ser la cuenca más contaminada de Cataluña junto a la del río Anoia, un afluente de otra cuenca con vocación metropolitana: la del Llobregat. La degradación del Besòs no sólo ha conseguido destruir la mayor parte de las numerosas especies forestales y animales que poblaban su hábitat hasta principios de este siglo, sino también la confianza de quienes viven cerca de él y de quienes, todavía hoy, cuando las excavadoras trabajan ya en la ribera del Besòs, les resulta difícil aceptar la idea de que en el futuro podrán volver a pasear junto a este río sin tener que soportar hediondas miasmas. El Besòs no es sólo un río biológicamente malherido; es también un paisaje profundamente desacreditado.
En 1981 se constituyó el Consorcio para la Defensa de la Cuenca del Besòs, una mancomunidad de municipios ribereños en la que, por primera vez, se planteó la posibilidad de restaurar el río y recuperarlo para un uso netamente ciudadano. Desde entonces, la mayoría de los ayuntamientos han elaborado proyectos de restauración urbana de sus respectivos tramos de río y de los barrios y sectores limítrofes. Estos planes han resultado en ocasiones contradictorios y han dado respuestas a estrategias territoriales opuestas. En los últimos años, sin embargo, se han consolidado dentro del territorio metropolitano los intentos de coordinar estas iniciativas.
Entre estas propuestas figuran planes como el del congosto del Besòs; los proyectos de restauración del último trecho del curso del río, entre los municipios de Montcada y la desembocadura, o el plan, hoy ya en un estado muy avanzado de definición, para la ordenación del frente marítimo de Barcelona y Sant Adrià y la concreción del espacio donde deberá desarrollarse el Foro Universal de las Culturas. Barcelona 2004.
La Unión Europea aceptó el pasado año destinar 2.100 millones de los fondos estructurales al segundo de estos proyectos cuyas obras, correspondientes a los términos municipales de Montcada y Santa Coloma, se hallan en plena ejecución. Cuando concluyan estas obras se habrá creado un parque de ribera de 4 kilómetros que descenderá desde Montcada, donde se reconstruirán los humedales destruidos en los últimos decenios por la contaminación, hasta el límite con Sant Adrià. Dentro del término municipal de Santa Coloma, un paseo hábil sólo para peatones y ciclistas discurrirá en paralelo al curso del río. Nuevos accesos salvarán los muros de contención del cauce construido en 1969 para frenar las intempestivas crecidas y unos diques neumáticos regulables estabilizarán el caudal depurado del Besòs. Todo el recorrido estará vigilado permanentemente para evitar que las crecidas del río puedan poner en peligro a los usuarios del parque.
La ejecución de este proyecto dejará todavía pendiente el tramo que abarca todo el término municipal de Sant Adrià hasta la desembocadura del río. La intervención urbanística desarrollada en el litoral, junto al Besòs, para la construcción del principal escenario del Foro 2004 puede ser determinante de cara a la obtención de los recursos necesarios que hagan posible que el parque de ribera alcance también en un futuro próximo el último tramo del río, en el término municipal de Sant Adrià.
El proyecto íntegro del parque, diseñado por la agencia urbanística Barcelona Regional, propone dar continuidad al paseo de ribera iniciado en Santa Coloma hasta llegar a los viaductos de la autopista A-19 en el término municipal de Sant Adrià. En este punto se ampliaría la lámina de agua del Besòs de modo que el cauce del río alcanzara de extremo a extremo los actuales muros de contención hasta llegar a desembocar en el mar. Los áridos extraídos en este tramo del río se emplearían en el relleno de los terrenos que Barcelona Regional propone ganar al mar frente al litoral para emplazar allí el principal escenario del Foro de las Culturas del año 2004.
La concreción de este último proyecto, que ordenará el litoral norte de Barcelona y el de Sant Adrià, está muy avanzada. En julio de 1998, se presentó un nuevo redactado, ajustado a los requerimientos exigidos por el ministerio de Medio Ambiente para la modificación de la costa. El proyecto da continuidad a la reurbanización iniciada con las obras de 1992 entre el puerto de Barcelona y la playa de la Mar Bella. Desde este punto del litoral, el equipo redactor de la agencia urbanística Barcelona Regiona traza un plan de ordenación en el que se han tenido que encajar los planes vigentes –la prolongación de la Diagonal hasta el mar y la urbanización del sector, hoy en plena ejecución– y la necesaria supervivencia de los actuales equipamientos de la zona –la depuradora, la incineradora y una central térmica– con los nuevos usos de ocio que se pretenden para el futuro.
Queda por ver si este proyecto beneficiará también a las áreas urbanas más marginales de esta zona, los barrios de La Catalana y La Mina, en el término municipal de Santa Adrià. Existe la voluntad política de que así sea, pero hasta ahora ese propósito no se ha materializado en los planes expuestos al público.
Los planes para el litoral sugieren cuatro áreas distintas encajadas una con otra. La primera de estas áreas se inicia en el espigón en el que ahora termina la playa de la Mar Bella, desde el cual se propone ganar un nuevo terreno de unas veinticuatro hectáreas (unos 150 metros mar adentro) donde se emplazaría el nuevo parque zoológico y marino, y el parque acuático de la ciudad al que se desplazaría parte de los animales que hoy están ubicados en el Parc de la Ciutadella. En el rompiente con el mar de este terreno se daría continuidad al paseo marítimo y se construirían unas plataformas que, a modo de playa, permitirían el baño. Se propone, además, construir un farallón, unos cincuenta metros mar adentro, para calmar las aguas frente a este tramo de la costa. La segunda área de actuación del nuevo proyecto se inicia a la altura de la Rambla Prim y en ella se emplazará la futura ampliación de la estación depuradora del Besòs. Aquí también se propone ganar terreno al mar –en concreto unas nueve hectáreas– y dar continuidad al paseo y a la zona de baños con las mismas características de la primera área. El equipo técnico propone utilizar las instalaciones ampliadas de la depuradora como equipamiento para la celebración del Foro 2004 que, una vez terminado, se reintegrarían a su primaria función.
La tercera área proyectada alberga el nuevo puerto de Sant Adrià, cuyas dimensiones se han visto reducidas en el plan presentado en julio respecto a las primeras previsiones. Aun así, conserva parte de su anterior idea principal: una dársena interior con capacidad para albergar 1.100 amarres, cuya bocana quedará casi alineada con la nueva costa. El puerto quedaría emplazado en el último extremo de la prolongación de la Diagonal.
La última de las áreas propuestas abarca los diques orientales de este nuevo puerto hasta la misma desembocadura del río Besòs. En este tramo se propone consolidar 500 nuevos metros de playa en la costa y, en el interior, dentro del área delimitada por la Ronda Litoral y la vía férrea, actualizar los equipamientos que ya existen ahora –la incineradora de basuras y una central térmica cuyo futuro es, en estos momentos, incierto– de modo que puedan convivir con el extenso parque de veinte hectáreas que se emplazaría en esta zona.
Este proyecto deberá ahora superar la revisión de la Administración autonómica, que tiene las competencias en materia de planificación urbanística, y del Estado, que tiene la última palabra en la ordenación y autorización de los usos a los que se destina el suelo litoral.

 

Las cifras

PARQUE DEL BESÒS

  • Superficie
    120 hectáreas
  • Inversión en el tramo
    Montcada-Santa Coloma
    3.325 millones de ptas.
  • Inversión Sant Adrià (desembocadura)
    2.700 millones de ptas.
  • Fecha de finalización (primer tramo)
    marzo de 1999
  • Municipios afectados
    Montcada, Santa Coloma de Gramenet, Sant Adrià de Besòs y Barcelona

LITORAL DEL BESÒS

  • Longitud de la zona de costa
    2,2 kilómetros
  • Terreno ganado al mar
    30 hectáreas aprox.(proyecto no cerrado)
  • Municipios afectados
    Barcelona y Sant Adrià
  • Presupuesto
    en proceso de elaboración
  • Fecha prevista de finalización
    2004