portada

DESCRIPCIÓN
Preparar el público del futuro.
TEXTO: Xavier Pujol
Un punto de encuentro ciudadano en el corazón de la ópera
. TEXTO: J. Casanovas ,
El nuevo grafismo del teatro adopta el granate
     como color característico
. TEXTO: J. Casanovas,

 

Preparar el público del futuro
texto: Xavier Pujol 
jefe del servicio educativo del Gran Teatre del Liceu  

Es a partir de 1982, con el Consorcio del Gran Teatre del Liceu ya creado y en funcionamiento, cuando se iniciaron una serie de actividades educativas que pretendían acercar la ópera a los escolares. La más destacada de estas actividades fue la organización de visitas guiadas al edificio del teatro, lo que permitió que más de 120.000 escolares lo conociesen entre 1982 y 1994.

El incendio que destruyó el edificio del Liceo en enero de 1994 afectó, obviamente, a las actividades educativas que se llevaban a cabo y, de la misma manera que se tuvo que reducir sustancialmente la actividad artística, las actividades educativas también se vieron sensiblemente disminuidas por esta circunstancia. Sin embargo, también se intentó mantener una mínima actividad en este ámbito y se hizo lo posible para facilitar la asistencia de grupos escolares a los ensayos generales de óperas que, en versión escenificada, se ofrecieron en el Teatre Victòria durante los años de la reconstrucción del Liceo.

A partir de 1998, superados los principales escollos legales, financieros y técnicos, la reconstrucción del teatro entró en su fase final; y precisamente entonces, con el Liceo convertido en una institución de titularidad pública, la dirección del teatro, consciente de la responsabilidad que suponía esta situación y de las obligaciones sociales que de ella se desprendían, decidió no sólo recuperar las antiguas actividades educativas que se llevaban a cabo, sino ampliarlas y diseñar otras nuevas y, por ese motivo, se creó, dependiendo directamente de la dirección artística del teatro, un servicio específico dedicado a este ámbito, el Servicio Educativo, que englobaba las actividades que hasta entonces se repartían diferentes departamentos.

En su planteamiento actual, el Servicio Educativo del Liceo tiene una doble misión; por una parte, acercar el arte de la ópera de una manera adecuada y comprensible a los sectores más jóvenes de nuestra sociedad, ya sea a través del ámbito escolar o del ámbito familiar y, por otra, difundir, entre este mismo sector social, el conocimiento del Liceo, presentándolo como un elemento importante del patrimonio cultural heredado.

Dibujo realizado por un niño que asistió al ensayo general de "L'elisir d'amore" en el Teatre Victòria, la temporada 1997 - 98.

 

Tanto un objetivo como el otro deben tener, como resultado principal, ampliar la cuota de aceptación social del Liceo, que es una de las condiciones básicas de legitimación social de una institución cultural que consume una cantidad relativamente importante de recursos públicos.

Para conseguir estos objetivos, el Servicio Educativo del Liceo trabaja en cuatro líneas de actuación. La primera, activa durante los años de reconstrucción del teatro, consiste en aprovechar o reciclar pedagógicamente la producción no destinada de forma específica al público joven que regularmente se realiza en el teatro y que se concreta en facilitar el acceso de grupos de escolares a los ensayos generales de las óperas escenificadas. El acceso de los jóvenes a estas óperas se debe producir necesariamente a través de la escuela, en grupo y con la asistencia de profesores, ya que solamente el profesorado puede valorar si lo que se ofrece -a menudo un producto cultural muy complejo que entronca con una larga tradición y con unos códigos de comprensión y desciframiento muy sofisticados- se adecua a las posibilidades de asimilación de los jóvenes. Si durante los años de reconstrucción del teatro la asistencia a los ensayos generales se dirigió fundamentalmente a la enseñanza secundaria, en el futuro, y en la medida en que se vayan creando nuevas actividades destinadas a esta franja de edades, la asistencia a los ensayos generales se derivará progresivamente a jóvenes que puedan presentar una fuerte motivación inicial para asistir a una representación operística convencional y completa, por ejemplo, estudiantes de música, canto o teatro.

La segunda línea de actuación consiste en crear una temporada artística dirigida de forma específica al público joven con obras que, por sus características, presentación y formato, se adecuen a las necesidades y posibilidades de este público; dicha oferta, escasa, de momento, pero con voluntad de crecimiento, se pondrá en marcha durante la próxima temporada en el foyer del teatro con una producción para marionetas de la ópera La serva padrona de Pergolesi, de la que se representarán doce funciones escolares y seis familiares, y con unos Pequeños conciertos a cargo de miembros de los cuerpos artísticos estables del teatro, de los que se ofrecerán tres funciones.

La tercera línea de actuación, la más ambiciosa desde un punto de vista educativo, consiste en lograr que los jóvenes participen de forma activa en el proceso de creación artística, instándoles a que suban al escenario. El alcance, el gasto y la complejidad de organización de tal proyecto supera las posibilidades del teatro y, por este motivo, el Liceo, conjuntamente con el Instituto Municipal de Educación de Barcelona y el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona, participa en el proyecto Òpera a Secundària, gracias al cual el alumnado de los colegios de la ciudad de Barcelona interesados en esta experiencia educativa participa en la interpretación de una ópera contemporánea concebida especialmente con esta finalidad.

El proyecto Òpera a Secundària, que se iniciará durante la próxima temporada con el estreno de la ópera Eco del compositor Philippe Vallet, hereda, con una voluntad continuista, el modelo de funcionamiento y la colaboración entre instituciones que se puso en práctica para la interpretación, durante las temporadas 1997-98 y 1998-99, de la ópera Brundibár de Hans Krása (estreno en España), que permitió a más de 1.500 escolares de Barcelona participar en la interpretación de las partes corales de esta ópera.

Por último, la cuarta línea de actuación del Servicio Educativo del Liceo consiste en crear todos aquellos materiales didácticos de apoyo, tanto para el profesorado como para los escolares, necesarios para poder extraer todo el potencial educativo que generan las tres líneas citadas anteriormente. Por este motivo, se han ido elaborando, durante las temporadas 1997-98 y 1998-99, dossiers didácticos dirigidos a los educadores y programas de mano y material educativo concebido especialmente para el alumnado. En esta misma línea, también se ha iniciado una colaboración con el Programa de Informática Educativa del Departamento de Enseñanza de la Generalitat de Cataluña, que ha permitido la creación y edición de dos Cd-Rom educativos dedicados a presentar a los jóvenes, de una forma comprensible y agradable, dos títulos operísticos del importante repertorio del Gran Teatre del Liceu, Norma y La Flauta Màgica que se presentaron en la temporada 1998-99.