english







portada de BMM
correu
arxiu

 


Los museos de Barcelona (1975-2000).

El Museu Nacional d'Art de Catalunya

El MACBA desde una perspectiva crítica de la cultura


Los museos de ciencias de Barcelona, un activo a potenciar


Principios fundamentales de la museología científica moderna


Historias y museos


Museos, patrimonio y territorio

El coleccionismo privado y los museos de Barcelona

El museo como espectáculo arquitectónico

Entre la pedagogia y el tour operator

Una ciudad de museos municipales

Cronología


 
 
El coleccionismo privado y los museos de Barcelona



TEXTO Lluís Monreal
Director general de la Fundació "la Caixa"

ŠOriol Maspons 

 

 

 


Uno de los rasgos característicos que distinguen al conjunto de museos de Barcelona respecto al de otras ciudades españolas y europeas es el papel que el coleccionismo privado ha desempeñado en su formación y desarrollo. A partir de la Revolución Industrial, aparecieron en el seno de la alta burguesía catalana próceres y mecenas que consideraron que la creación de riqueza económica debía ir acompañada de una actividad que, en último término, redundara en el enriquecimiento del patrimonio de las instituciones públicas. Esta serie de ilustres coleccionistas barceloneses se inicia con Eduardo Toda Güell (1855 - 1941). Su interés por la arqueología faraónica le llevó a emprender y costear excavaciones en diversos yacimientos del antiguo Egipto, de las que proceden los objetos de su colección que pasaron, en 1886, al Museu Biblioteca Balaguer de Vilanova i la Geltrú, donde actualmente se exponen al público.

Durante la primera mitad del siglo XX se crean en la sociedad barcelonesa diversas colecciones de mérito. El político Francesc Cambó fue, en primer lugar, quien, con un decidido propósito de colmar las lagunas existentes en las colecciones del Museu d'Art de Catalunya, dedicó una parte de su fortuna a la adquisición de pintura de las escuelas internacionales, principalmente las del Renacimiento y del Barroco. Cambó fue un coleccionista muy activo que actuó con el asesoramiento de algunos de los especialistas más destacados de su época. Gracias a su esfuerzo, el Museu Nacional d'Art de Catalunya expone una importante serie de obras pictóricas de las escuelas italiana, flamenca y española de los siglos XV al XVIII.

"Missing Lines", de Juan Uslé, acrílico sobre tela de 1996 perteneciente al fondo de arte contemporáneo de la Fundació "la Caixa".

Š Col.lecció d'Art Contemporani Fundació "la Caixa"

Entre la burguesía barcelonesa de la primera mitad del siglo XX destacaron también personalidades coleccionistas como Santiago Espona y Lluís Plandiura; las obras más importantes que ambos reunieron han pasado también a nutrir las colecciones del Museu Nacional d'Art de Catalunya. Sin embargo, el ejemplo más conspicuo de coleccionismo privado barcelonés es el del escultor Frederic Marès i Deulovol (1893 - 1991). Desde los primeros años del siglo XX, este artista inició una colección personal que con el tiempo se convertiría en uno de los conjuntos más importantes del país de escultura medieval, renacentista y barroca. Después de la Guerra Civil, Frederic Marès dedicó virtualmente todos los recursos económicos obtenidos a través de su actividad artística a la constitución de una colección fabulosa que, en 1946, por un acuerdo con el municipio, pasó a constituir el actual Museu Marès, sito en el Antic Palau Reial Major, en pleno barrio gótico de Barcelona. Más de cincuenta años después, el Museu Marès, engrandecido en sucesivas ocasiones tanto en su contenido como en sus instalaciones, sigue atrayendo a un público erudito o simplemente curioso que descubre colecciones de escultura que abarcan desde la antigüedad hasta el siglo XIX.

"La historia de los museos de Barcelona está íntimamente ligada a la de la actividad coleccionista del sector privado. Ello explica en gran parte el carácter de 'ciudad de museos' que tiene la urbe, constituida por un tejido de grandes y pequeñas instalaciones que reflejan
perfectamente su contexto histórico y social".

Estatuilla perteneciente a la colección Barbier-Mueller, que se muestra en el Museu d'Art Precolombí.

Š Eva Guillamet

Marés fue un activo coleccionista durante toda su vida, que alcanzó casi la edad centenaria. En 1962 cedió al Museo Militar de Montjuïc una espléndida colección de armas renacentistas, que había iniciado en 1924; en 1971 realizó una importante donación al renovado Museu de l'Empordà en Figueres, consistente en piezas arqueológicas de época grecorromana, de artes aplicadas, escultura medieval y documentación histórica de interés comarcal. Pocos años más tarde cedió al municipio de Arenys de Mar una colección de encajes y puntillas que había adquirido en su juventud al Marqués de Valverde; en la actualidad ésta constituye el Museu de la Punta en dicha localidad del Maresme. Aún más tarde, en 1979, continuó su labor de mecenazgo con la donación a la villa de Montblanc de un importante grupo de esculturas medievales, renacentistas y barrocas que forman el Museu Frederic Marès en la restaurada iglesia de Sant Marçal. Finalmente, en 1983 depositó en la Biblioteca de Catalunya una importante serie de libros e incunables originales de la Cartuja de Valldemosa, de incalculable valor sentimental para Marès, puesto que habían sido heredados de su padre, que era bibliófilo.
Otro gran coleccionista barcelonés de la segunda mitad del siglo XX fue Francisco Godia Sales, conocido tanto por su actividad empresarial como por el hecho de que en su juventud fuera el más destacado piloto español en la competición automovilística de Fórmula 1. A lo largo de su vida, atesoró una importantísima colección de cerámica española, que abarca desde la época medieval al siglo XVIII. Además, Godia reunió una excelente representación de escultura medieval, principalmente en madera policromada, que comprende extraordinarios conjuntos de los siglos XIII y XIV, así como una nutrida representación de la escultura de la época de los Reyes Católicos. Esta colección fue instalada en su residencia del antiguo Conventet, edificio anejo al Monasterio de Pedralbes, restaurado y adecuado por él con esta finalidad. Sus hijas, Liliana y Carmen, han perpetuado su memoria con la creación de la Fundació Francisco Godia que abrió sus puertas al público en Barcelona en 1999.
En el panorama de los museos de Barcelona procedentes de colecciones privadas ha hecho acto de presencia en los últimos años el Museu d'Art Precolombí, formado por el depósito de una parte de la colección Barbier-Mueller, que tiene en Ginebra su sede principal. Se halla ubicado en un palacio de la calle Montcada, restaurado por el municipio para esta finalidad expositiva en virtud del acuerdo establecido entre éste y la ilustre familia ginebrina.

Piezas expuestas en el Museu Marès.

Š Eva Guillamet

Una de las últimas iniciativas del coleccionismo privado barcelonés es el Museu Egipci de la Fundació Clos, establecido desde hace varios años en nuestra ciudad por iniciativa del hotelero Jordi Clos. Para dar cabida y acceso público a sus colecciones de arte faraónico, Clos estableció un museo de dimensiones reducidas en un inmueble de la Rambla de Catalunya. Desde mayo de 2000, un nuevo Museu Egipci ampliado ocupa la planta baja de otro inmueble en la calle València, muy cercano al Hotel Claris, lugar donde expuso sus colecciones antes de su primera iniciativa museística.
El panorama del coleccionismo privado barcelonés es muy amplio y sería imposible resumirlo en el limitado espacio de estas páginas. Para concluir hay que hacer referencia a la actividad de la Fundació "la Caixa", que desde 1985, aparte de sus habituales tareas de divulgación de la cultura y del arte a través de un amplio programa de exposiciones temporales, ha constituido una gran colección de arte contemporáneo que se inicia con obras de la década de 1980 y tiene su énfasis en la producción de los noventa. Dicha colección está abierta a las tendencias más importantes de nuestro tiempo, cuenta hoy con más de 700 obras y constituye un obligado punto de referencia.
La Fundació "la Caixa" sigue la política de presentar regularmente los fondos de dicha colección, sea en grandes exposiciones antológicas, como la que se realizó en Sevilla con motivo de la Expo 92 o en Barcelona, el mismo año, con motivo de los Juegos Olímpicos, o bien mediante la cesión de sus fondos a diversos museos nacionales y extranjeros para su exhibición en exposiciones de carácter temporal. A partir de finales del año 2001, la colección de la Fundació "la Caixa" tendrá su sede permanente en el nuevo Centro de Exposiciones de Barcelona, CaixaForum, instalado en la antigua fábrica de tejidos Casaramona, monumento industrial de principios del siglo XX, obra del arquitecto Puig i Cadafalch. En dicho lugar, el público podrá conocer, a través de exposiciones temporales de carácter rotativo, los fondos más destacados de esta colección, que por su volumen no puede ser objeto de una presentación global en un solo espacio.
La historia de los museos de Barcelona está íntimamente ligada, como se ha visto, a la de la actividad coleccionista del sector privado. Ello explica en gran parte el carácter de "ciudad de museos" que tiene la urbe, constituida por un tejido de grandes y pequeñas instalaciones museísticas que reflejan perfectamente su contexto histórico y social, en el que, a diferencia de las grandes capitales estatales, la sociedad civil y algunos de sus representantes más insignes han desempeñado un papel determinante en el desarrollo y la promoción de la cultura artística.