english


portada

REVISTA BREVE



portada de BMM
correu
arxiu

Los "25 anys" del Teatre Grec


Se cumplen 25 años de la mítica
temporada de 1976 en el Teatre Grec.Aquel año, la Assemblea d'Actors i Directors de Teatre de Catalunya impulsó un festival de teatro que no se limitaba a unas cuantas representaciones nocturnas Aquella etapa autogestionaria (1976-1977) pretendía impulsar la escena teatral en el posfranquismo, en plena transición. Se quería hacer teatro de calidad, pero también empujar a las instituciones a construir espacios teatrales públicos y, en definitiva, entender la cultura no como un lujo, sino como una necesidad.


En 1979, recién celebradas las primeras elecciones de la recuperada democracia, el Grec pasó a ser organizado directamente por el Ayuntamiento de Barcelona. Se convocaron unos ciclos que, a la larga, acabarían configurando el Festival de Verano de Barcelona.
Desde aquel lejano 1976, el Grec sólo ha faltado un año a su cita con las noches de verano barcelonesas. Por el teatro de Montjuïc han pasado muchas de las mejores figuras de la escena catalana, española e internacional, pero también del panorama musical.
Los orígenes del Grec de Montjuïc como instalación teatral son, naturalmente, muy anteriores a 1976. El recinto fue construido en los años veinte, según un proyecto de Ramon Raventós, y sus alrededores fueron urbanizados con jardines de Nicolau Maria Rubió i Tudurí. El espacio se inauguró con grandes expectativas en 1929 con motivo de la Exposición Universal. Pero lo cierto es que siempre tuvo un uso muy limitado, sin duda a causa del hecho de ser un espacio al aire libre. En 1929 sólo acogió cuatro actividades; en 1930 se realizaron en él festivales clásicos; en 1931 Margarida Xirgu protagonizó en su escenario Electra, y en 1933 Medea; en 1934 fue el marco de celebración de dos fiestas privadas; en 1935 cerró; en 1936 también sirvió de escenario para una fiesta privada...

 

El teatro permaneció cerrado entre los años 1937 y 1951. En 1954 empezó a recibir los Festivales de España. Esta iniciativa llevaría a Montjuïc a autores clásicos y españoles, y se prolongaría hasta 1969. Los festivales contaban con el apoyo del Ayuntamiento de la ciudad y, como no podía ser de otro modo, tenían lugar en verano.
Tras unos años de cierre, a principios de los años setenta, el consistorio restauró el espacio, y en 1973 se representó allí Numancia, de Cervantes. El Teatre Grec empezó a consolidarse como espacio público privilegiado, muy adaptado a las noches de verano. En 1974 y 1975 acogió obras de Espriu o Salvat Papasseit, pero también ballet contemporáneo y las actuaciones musicales de Víctor Manuel, Ana Belén, Serrat o Camilo Sesto.